19-mar-2020

Claves para hacer una oficina en casa

10 trucos para que trabajar desde casa sea un éxito

Home Office Routine

        

Con los grandes avances de la tecnología en los últimos años, y la capacidad de conectarnos a la red desde cualquier lugar y en cualquier momento, trabajar desde casa es una opción que ofrecen muchas empresas y que muchos empleados agradecen. Y es que teletrabajar nos puede ayudar a conciliar nuestra vida profesional y personal, no solo en esta época de cuarentena por el coronavirus, sino también cuando tengamos que quedarnos en casa porque nuestr@ hij@ se ha puesto enferm@, o cuando esperamos la visita de un técnico porque se nos ha roto la caldera.

Recopilamos 10 consejos sobre cómo montarte tu oficina en casa, y ser igual de eficiente y productiv@

¿Cómo trabajar en casa?
¡Tu nueva oficina!

1. Elige un espacio de trabajo

A pesar de no estar en la oficina, debemos tener un espacio (una habitación o un rincón de la casa) en el que podamos instalarnos. Tiene que ser un lugar adecuado para trabajar, que nos permita concentrarnos.
Pero por muy agradable y cómodo que sea el espacio que has elegido, permanecer tantas horas en un mismo sitio puede hacerse muy pesado si tienes que trabajar desde casa durante un periodo largo de tiempo. Por eso, si puedes combinar diferentes espacios ¡mejor! Así puedes imitar los movimientos que harías en la oficina, por ejemplo, si sueles tener reuniones en salas diferentes.


2. Mantén tu espacio ordenado y sin distracciones

Rodearte de luz natural y mantener tu espacio de trabajo ordenado pueden ayudarte a estar más concentrad@. Otro factor importante es el ruido: generalmente el ruido de nuestras casas es muy diferente al de las oficinas y esto puede resultarnos molesto a la hora de trabajar; poner música de fondo puede ayudarnos a concentrarnos.

3. Mantén tu rutina

Aunque nos quedemos en casa, mantener una cierta regularidad en nuestro día a día ayuda al cuerpo y al cerebro a prepararse para las horas de trabajo y a entrar en un modo productivo. También es importante establecer los horarios, tal y como lo haríamos en un día de trabajo normal, dedicando un tiempo al trabajo, un tiempo al descanso y un tiempo al deporte. Por ejemplo, practicar Mindfulness puede ser una buena opción para despejarnos en nuestro tiempo libre, y nos ayudará a relajarnos y a mejorar nuestra concentración.

4. Utiliza un sistema para organizarte

A la hora de trabajar desde casa, la organización y la estructura del día a día es fundamental. Enumerar las tareas que tenemos que hacer diaria o semanalmente, y establecer cuánto tiempo dedicaremos a cada una puede ayudarnos a ser más productivos y estar más concentrados.

5. Las tareas más difíciles, para los momentos de más productividad

Todos tenemos algunos momentos del día en los que somos más productivos. La clave para ser más eficientes es planificar las tareas que tenemos que hacer, dejando las más difíciles para nuestros momentos de más productividad, y las más rutinarias para el resto del día.

6. Mantén la comunicación con tus compañeros

Escribe o llama con regularidad a tu equipo para mantener el contacto con tus compañeros, comentar el estado de los proyectos y poner en común qué tareas está realizando cada uno. Con el avance de la tecnología, también se han desarrollado numerosas aplicaciones que facilitan el trabajo en equipos a distancia, ¡es un buen momento para probar herramientas como Microsoft Teams o Sharepoint!

7. ¡Controla el picoteo!

Trabajando en casa tenemos una gran accesibilidad a la cocina y a la nevera a cualquier hora.  Está bien hacer descansos para picotear, pero tenemos que elegir aquellos alimentos o snacks que sean saludables, y que además nos den energía. Por ejemplo, los alimentos con alto contenido en azúcar nos proporcionarán energía durante un tiempo, pero al cabo de un rato nos harán sentir más cansados. En cambio, si elegimos una fruta, algunas verduras con hummus o un puñado de nueces, mantendremos altos nuestros niveles de energía durante gran parte del día.

8. Haz breves descansos durante el día

Tal y como lo haríamos en la oficina, es importante levantarse y caminar. Preparar otra taza de café, o incluso tomarnos unos minutos para estirarnos, ayuda a resetear el cerebro para que podamos concentrarnos mejor en la próxima tarea.

9. Decide a qué hora terminarás de trabajar cada día

Cuando trabajamos desde casa, tenemos una mayor flexibilidad con la gestión del tiempo. Sin embargo, esto puede derivar en trabajar más horas de las que deberíamos. Es importante tener un momento establecido en el que demos por finalizada la jornada y comencemos nuestro tiempo libre para descansar y recuperarnos.

10. Sé paciente contigo mismo

Si descubres que no eres tan eficiente en casa como en la oficina, ¡es normal! Es común que tardemos un tiempo en adaptarnos a esta nueva situación, pero encontraremos de nuevo nuestro ritmo de trabajo. Aplicando los consejos anteriores conseguirás, poco a poco, ser productivo y eficaz trabajando desde casa.